domingo, diciembre 18, 2005

C a t a l i n a

.

.

.

y te dormiste dulce entre mis brazos

con tus rizos Catalina

el dedo en la boca

y un par de canciones en los sueños

3 comentarios:

FUSER dijo...

A bendito es dormir cuando se es niño, solia no preocuparme por donde dormir... cerraba los ojos en un lugar ajeno..... y siempre amecía en mi cama.

gracias por tu comentario

Seamusthepoet dijo...

es como cuando él preguntaba porqué los cerros no se levantan. De rizos que curvan y hacen reir. Qué feliz.

Juan Pablo Belair Moreno dijo...

Dormirse en los brazos de quien amas es lanzarse en un tobogán de dulces sueños, sin temor a ese vértigo de la caída porque te sientes protegido por ese seno grande como un útero.

Gracias por tus comentarios en mi blog. A mí me gusta mucho la puesta en escena del tuyo. Además tenemos coincidencias en cine y literatura... pura delicia entonces...