lunes, diciembre 26, 2005

n a d a e s p a r a s i e m p r e

¿qué hay si lo que se cree inquebrantable, un día se rompe en mil pedazos?
hoy desperté vomitando piedritas y demonios
demonios amarillos y rojos
algunos salados, otros verdes
me levanté y recogí uno a uno los mil pedazos de mi sino.

7 comentarios:

Mandrágora dijo...

Mucho de lo que creemos inquebrantable no lo es,y de esa manera, a veces nos sorprendemos reuniendo nuestros fragmentos esparcidos por el piso o pegando los restitos de algún rostro o reconstruyendo alguna historia rasgada.

Saludos.

Mandrágora

JC dijo...

Me gusta la foto, hay otras que también son muy buenas en las entradas anteriores. ¿son tuyas?
Saludos,
jc

Seamusthepoet dijo...

Fue muy divertido tu comentario. Fue lo primero que leí esta mañana al llegar. Ojalá así haya sido escrito. Desde el yo distante que puede agregarle humor a lo que ve. Si llueve hoy en Santiago, voy a ir al San Cristóbal hasta que termine de llover. Ojalá llueva. Me gustó tu post-comentario! (los comments llegan a mi mail -estoy tratando de justificar que lo primero que hago al trabajo no es mirar mi pag. de blog, sino mi mail y así parecer más diligente. Menos sacador de vuelta, digamos).

Bohemia dijo...

Bueno al menos echaste fuera todo lo que no era muy saludable...

Salu2

matiasfontecilla dijo...

El problema del quebranto y lo quebrado es precisamente que no tiene nada que ver con un sino. Las cosas se deterioran por la conjunción de tres elementos: su mala calidad, el tiempo y el uso. Y aunque eso no es culpa de nadie... es más culpa de uno que del destino. Como todas las cosas.

Ánimo y felicidades.

PD: No importa que no te guste la música en inglés. Basta con que rayes con Sabina y ya soy de los tuyos.

Mary Rogers dijo...

qué verdad... qué dolor...

gran blog, niña... un gusto

José Luis Contreras Muñoz dijo...

nada es para siempre? pienso que no