miércoles, marzo 25, 2009

De lo necesario para un buen otoño

Arreboles para comer helado de rosas
Leche tibia con naranjas para soñar
Pasas para no olvidar
Crisantemos amarillos para recordar
Mandarinas para no perder la costumbre
Brisa fresca a las tres de la mañana



Y camelos para el corazón

8 comentarios:

Benjamin dijo...

y alcauciles para el olvido...

Un abrazo

Rodrigo dijo...

calle larga..aunque también calles breves, con adoquines y rincones...

cariños miles, como hojas rojas y amarillas revoloteando

Daniela dijo...

música, pies tibios, y miles de abrazos de lana chilota mi niña, para cuando haga frío!!!!

kiantei dijo...

Que refrescante leerte.
Nunca te dije lo feliz que me hizo conocerte, pasó el tiempo y me volví ingrata con los amigos después que llegó a mi vida la magia de una Paloma que me sacude el alma.
Te dejo un abrazo enorme.

Colo dijo...

Sos linda...

Te dejo un abrazo grandisimo

Mr. Haller dijo...

Otoño,

hojas húmedas,

manos libres y secas

letras tratantes


Salud


...
..
.

Leonor dijo...

Y una buena película francesa para mover la nostalgia.

El otoño se va rápido, luego nos llega el invierno... sopaipillas, chocolate caliente y lluvia en las ventanas. Todo tiene su misterio...

Saludos

Máximo Ballester dijo...

Quiero todo eso, no dejo nada afuera y que sea todo tan bello y tan bien envuelto como vos lo escribiste.
Un beso.